Concursos de acreedores en España

Aquí en Castillo Castrillón, somos abogados especialistas en concurso de acreedores y nos dedicamos a ayudar a nuestros clientes a superar sus dificultades financieras. Sabemos lo difícil que puede ser lidiar con deudas y acreedores, y nuestro objetivo es hacer el proceso lo más fácil y eficiente posible para usted. Nuestro equipo de abogados experimentados se especializa en la ley de concursos de acreedores en España, y estamos aquí para ayudarle a entender sus opciones y elegir el camino correcto para usted. No importa cuál sea su situación, nuestro objetivo es asegurarse de que obtenga la mejor asistencia legal posible. ¡Llámenos hoy para programar una consulta gratuita!

Qué es un concurso de acreedores

Un concurso de acreedores es un proceso legal que se lleva a cabo cuando una empresa está en quiebra. Durante el concurso, los acreedores de la empresa presentan sus reclamos ante un tribunal y se les asigna una proporción de la deuda total. El tribunal también nombrará a un administrador para supervisar el proceso. Los acreedores tienen derecho a recuperar parte de su dinero, pero es posible que no recuperen todo lo que se les adeuda. Si la empresa tiene activos, estos se liquidarán para pagar a los acreedores. En algunos casos, el tribunal puede ordenar la reorganización de la empresa para que pueda continuar operando. Si la empresa no tiene activos o si los activos no son suficientes para cubrir las deudas, el tribunal puede ordenar su liquidación.

Tipos de concurso de acreedores

En cuanto a los tipos de concurso de acreedores, estos son clasificados en función del objeto del mismo, siendo los más habituales el ordinario y el singular. El primero de ellos es el que se declara cuando la empresa no puede hacer frente a sus obligaciones con normalidad y su finalidad es la reestructuración del pasivo. Mientras, el segundo se solicita ante un impago puntual o parcial de las deudas y tiene como objetivo hacer efectiva la garantía que respalda dichas obligaciones. Aunque en ambos casos el procedimiento es similar, existen algunas diferencias notables entre ellos. El concurso ordinario es más complejo y costoso que el singular, ya que implica la elaboración de un convenio con los acreedores y un plan de liquidación en caso de no llegar a un acuerdo. Por otro lado, en el concurso singular solo es necesario designar un administrador judicial, lo que lo hace más ágil y económico. Ante cualquiera de estas situaciones, lo más recomendable es acudir a un experto en la materia para analizar la mejor opción para la empresa y sus acreedores.

En Castillo Castrillón somos expertos en derecho concursal y podemos ayudarle a navegar por el proceso de quiebra. Entendemos lo difícil que puede ser lidiar con los acreedores y los procedimientos de quiebra, y nuestro objetivo es hacer que el proceso sea lo más fácil y eficiente posible para usted. Nuestro equipo de abogados experimentados está especializado en derecho concursal en España, y estamos aquí para ayudarle a entender sus opciones y elegir el camino correcto para. No importa cuál sea su situación, nuestro objetivo es asegurarnos de que obtenga la mejor asistencia legal posible. Llámenos hoy para programar una consulta gratuita.